Diseña tu programa de estudio del alemán, 2

estudiando en cualquier lugar

En la entrada anterior comenté los aspectos generales a tener en cuenta para cualquier programa. En esta te presentaré varios tipos diferentes de programa, según tus circunstancias concretas.

Si ya llevas estudiando alemán varios años,

y de momento no tienes ya clases hasta el curso próximo

Constrúyete tu biblioteca de frases y tu biblioteca de elementos o sintagmas. Para ello, recupera tus primeros libros de alemán, si aún los tienes, y si no, búscate cualquier método o curso de alemán que tengas a mano, en papel o en Internet.

Inscríbete en un sito de intercambio de idiomas, virtual o local, y empieza a buscar un compañero o compañera de intercambios. Es una tarea que puede llevarte varios intentos, incluso muchos, pero cada intento será una oportunidad de poner en práctica tu alemán. Si sabes inglés lee este post sobre el tema, si no, no te preocupes, próximamente lo traduciré.

Organízate el tiempo para ver todos los días algún vídeo en alemán, preferiblemente subtitulado para sordos. Si no es muy corto, ve mirando todos los días unos cinco minutos nuevos.

Si aún tienes tiempo para dedicar al alemán, ve a la página de Deutsche Welle dedicada a la lectura de noticias, y escucha algún bloque en velocidad normal (comenté el recurso en un post anterior).

Y finalmente, dedícate a navegar por blogs y páginas alemanes que traten los temas que más te apasionan.

Si estás siguiendo un curso de alemán (intensivo o no)

Si aún tienes tiempo después de ir a clase y hacer los deberes, dedica el tiempo a buscar un compañero o compañera de intercambios. Aunque no lo encuentres, tu búsqueda misma ya será una ocasión para poner en práctica tu alemán.

La única razón para no dedicarle tiempo ahora es que estés haciendo un intensivo para acto seguido irte a Alemania, Austria o la Suiza germanoparlante. En el apartado anterior he comentado ya un post en inglés con consejos, que traduciré próximamente.

Si además de ir a clase, hacer los deberes, y dedicar un tiempo a buscar un compañero o compañera de intercambios aún tienes tiempo, hay varias cosas que puedes hacer:

  • construirte una biblioteca de frases y de elementos con el material del curso que estés siguiendo. Si no es un primer curso, quizá sea recomendable recurrir también a material de cursos anteriores. Las bibliotecas te serán de mucha utilidad para todo tipo de trabajos relacionados con la expresión oral y escrita, y la comprensión y expresión oral.
  • organizarte el vocabulario de tu curso para su estudio de un modo sistemático: los sustantivos separados por géneros, grupos de adverbios, grupos de adjetivos, etc. Si te falla el vocabulario de cursos anteriores, añádelo.
  • ver vídeos, preferiblemente subtitulados para sordos, en alguna de las mediatecas públicas (ZDF y ARD en Alemania, ORF en Austria, SFR en Suiza
  • navegar por las páginas y los blogs alemanes que traten tus temas favoritos
 Si estás estudiando por tu cuenta

En el caso de que no estés siguiendo un curso ni preparándote para una prueba de nivel (en la que se examinan las cuatro habilidades), sino que quieras aprender alemán con algún propósito concreto, dependerá de tus necesidades.

  • Si sólo necesitas poder leer y entender textos, con tener una noción mínima de la fonética tendrás suficiente. Recuerda que la entonación es un elemento muy importante de los textos, por lo cual  material como audiolibros, noticias leídas, vídeos subtitulados también son un recurso importante para mejorar tus habilidades lectoras. Por supuesto, debes dedicar mucha energía y atención a la gramática, así como al vocabulario, también al vocabulario de los textos que luego necesites leer.  Es posible que te convenga tener a mano una gramática bilingüe, o contar con un tutor o profesor bilingüe con sólidos conocimientos de gramática.
  • Si por el contrario, lo que necesitas es hablar y entender, aunque la gramática alemana sea importante, puedes concentrarte en actividades de inmersión (vídeos) y buscar la práctica con nativos, de forma intensiva. Un programa a medida con tareas prácticas puede ser muy útil en este caso. Para algunas profesiones y actividades existen libros específicos, para otras es necesario buscar ayuda cualificada. La lectura de textos relacionados con tus necesidades también es una buena forma de aprender vocabulario.

 

About the Author Marga

Marga Vidal Hammer, profesora de alemán desde 1982, traductora freelance desde 1995. Con experiencia dando clases de alemán en academias (Centro Alemán de Valencia, Inlingua, Crown), en empresas, a grupos pequeños, a profesionales (investigadores, médicos, enfermeras, directivos), colegiales, amas de casa y jubilados. Bilingüe, domina el inglés, se defiende en francés e italiano, y con nociones de neerlandés y euskera.

Leave a Comment: