Diseña tu programa de estudio del alemán, 1

despliegue de materiales de alemán

Te matricules o no en una escuela o academia, debes diseñar tu propio programa de alemán, y en esta primera entrada dedicada a ello te ofreceré unas pinceladas sobre cómo hacerlo.

Cuatro habilidades básicas

Las cuatro habilidades básicas que debe incluir el estudio y aprendizaje de una lengua extranjera son las que luego también se examinarán en cualquier prueba de nivel, sea de fin de curso, de acceso a un curso o de verificación para la idoneidad en un puesto de trabajo, por ejemplo. Son la comprensión y la expresión oral, y la comprensión y expresión escrita.

La comprensión oral

Es la habilidad que más trabajo y dedicación requiere, y la que generalmente menos se cuida en los programas académicos. Y la comprensión oral se adquiere mediante la inmersión lingüística, cosa que gracias a Internet hoy está al alcance de todo el mundo. Si estás estudiando alemán, deberías dedicar todos los días un tiempo a ver la tele o vídeos por internet, subtitulados en alemán, en castellano, o no.

Es mejor dedicar todos los días cinco minutos que media hora a la semana. Incluso puedes estar viendo todos los días el mismo vídeo, porque cada día entenderás un poco más.

Cuanto más hayas trabajado la fonética del alemán, más sencillo te resultará ir entendiendo palabras aisladas. Y cuanto más amplio sea tu vocabulario pasivo, mejor y más fácilmente te resultará comprender lo que oyes.

No te estreses en querer entenderlo todo, confórmate con pillar algunas pocas palabras nuevas, aunque luego debas buscar su significado en el diccionario.

La comprensión escrita

Cuanto mejor sea tu comprensión oral, mejor será también tu comprensión escrita, especialmente si dominas la fonética del alemán. Curiosamente, leer en voz alta es un ejercicio inmejorable para mejorar tu comprensión escrita.

Si tienes a alguien que te pueda corregir la lectura en voz alta, o tienes buen oído y puedes comparar y valorar tu propia pronunciación y entonación con un texto leído en voz alta, tu capacidad para entender un texto aun cuando no entiendas todas y cada una de las palabras aumentará notablemente. Es la entonación quien te da pistas sobre cuál es el sentido de la frase, incluso no conociendo cada una de las palabras.

La mayoría de los libros de texto van acompañados de CD de audio, y si no, también tienes recursos como las noticias leídas en voz alta de Deutsche Welle (NO la versión lenta, que a lo sumo te sirve para la fonética).

La expresión oral

Una de las habilidades más importantes para desarrollar tu capacidad oral en una lengua extranjera es la memoria, básicamente la memoria auditiva. Y uno de los principios que debes tener presente siempre es que la unidad mínima de comunicación es LA FRASE, no la palabra.

Tus ejercicios preparatorios deben incluir siempre la memorización de frases. Debes construirte un repertorio o biblioteca de frases.

Las frases constan de diversos elementos, o segmentos, por lo que cuanto mayor sea el número de elementos que domines más recursos tendrás para expresarte.

No estudies vocabulario de forma desordenada, ordena tu vocabulario siguiendo criterios lógicos. Y no te limites a estudiar palabras solamente, sino ve construyéndote bibliotecas de elementos o segmentos.

Y lo más importante, busca ocasiones para poner en práctica lo que vas aprendiendo, busca intercambios con nativos.

La expresión escrita

En cualquier idioma, la expresión escrita es la habilidad que más esfuerzo exige. Porque además de la necesidad de expresarse tan fluida y eficazmente como en la expresión oral, en el papel o en la pantalla quedan en evidencia no sólo el mayor o menor acierto en hacerlo, sino también aspectos como la ortografía, que en la expresión oral están ausentes.

Organiza tu tiempo de estudio

Un aspecto básico del diseño de tu plan o programa de trabajo es la organización de tu tiempo de estudio. Para ello tienes que considerar cuáles son tus objetivos y tus prioridades en las cuatro habilidades básicas. Si estás estudiando en una escuela o academia, o si luego te vas a presentar a un examen de nivel, deberás atenderlas todas por igual.

Eso no significa dedicar el mismo tiempo o esfuerzo a cada una de ellas, sino que tu nivel en cada una de ellas debe estar más o menos a la par.

Hay tareas a las que es mejor dedicar cinco minutos diarios que treinta semanales, en particular las que tienen que ver con la inmersión (ver y escuchar alemán) y con la memorización (memorizar frases y vocabulario). Otras tareas se pueden distribuir, lógicamente, de forma diferente: hablar con nativos, leer textos, escribir pequeños textos.

Si vas a una escuela o academia,

deberás dedicar también un tiempo a hacer los deberes. Podrás aprovechar el material que uses para construirte tu biblioteca de elementos y tu biblioteca de frases, y si estudias con un grupo de compañeros podréis repartiros el trabajo de construirlas.

Si estás estudiando por tu cuenta,

seguramente habrás optado por utilizar un libro de texto o un programa, y podrás construir a partir de estos tus bibliotecas de frases y de elementos o segmentos.

Tanto si es el primer caso, como el segundo, ten en cuenta que vas a tener que dedicar también tiempo a mejorar tus habilidades de comprensión y expresión oral.  En las clases convencionales se les suele dedicar demasiado poco tiempo, por lo denso de los programas y por la masificación de las aulas.

Y no vale con acordarse de ellos de vez en cuando, o cuando se acercan los exámenes, que incluyen “listening” y “speaking”. Las habilidades se desarrollan con el hábito, y el hábito se desarrolla con la repetición. Y como el aprendizaje de una lengua es acumulativo, se necesitan sistemas de estudio que tengan en cuenta esa necesidad de repetición.

Disfruta aprendiendo

No te contentes con el programa de curso o del libro de texto, busca el contacto con el alemán de todas las formas posibles. Si te gusta la cocina, bucea por las páginas de recetas y los blogs de cocina, si eres mamá, busca blogs de mamá o programas de las mediatecas sobre temas de educación, salud, etc., si eres un forofo de los videojuegos, busca juegos en alemán. Hay un políglota canadiense que cuenta cómo aprendió el alemán con la X-Box.

Las mediatecas públicas alemanas están llenas de vídeos, muchos de ellos con subtítulos para sordos, con temas de lo más variados. Algunos están geobloqueados, pero con una extensión como Hoxx VPN (parcialmente gratuita, y que cuesta unos 40 euros anuales) os podéis saltar el geobloqueo si tenéis mucho interés en determinados contenidos.

También Youtube ofrece un enorme universo de videos en alemán. Incluso vídeos con clases de alemán. Con estas últimas hay que tener un poco de cuidado, y verificar que no dicen cosas que no son o lian más que aclaran.

Más adelante te iré explicando cómo construir tus bibliotecas, tanto en papel como en un dispositivo electrónico

 

About the Author Marga

Marga Vidal Hammer, profesora de alemán desde 1982, traductora freelance desde 1995. Con experiencia dando clases de alemán en academias (Centro Alemán de Valencia, Inlingua, Crown), en empresas, a grupos pequeños, a profesionales (investigadores, médicos, enfermeras, directivos), colegiales, amas de casa y jubilados. Bilingüe, domina el inglés, se defiende en francés e italiano, y con nociones de neerlandés y euskera.

Leave a Comment: