ideas erróneas sobre el aprendizaje de lenguas, 2

Siguiendo con la serie de artículos de la página suiza que comenté, presento la segunda idea errónea extendida entre quienes inician el aprendizaje de un idioma, y que explica muchos fracasos.

Los métodos y libros de texto más caros son mejores

Comenta el autor que cuando decides aprender una lengua extranjera, generalmente no sabes bien a qué te enfrentas y estás más dispuesto o dispuesta a gastarte dinero en libros o métodos caros, y eres más proclive a creerte las promesas que te hace la publicidad.

Dice que si fuera por la cantidad de libros que abandonan los escaparates para ir a parar a los hogares de la gente, deberiamos estar rodeados de políglotas, cosa que no es así.

La publicidad utiliza toda una serie de argumentos para promover las ventas, y que suenan muy modernos y eficaces: aprendizaje integral, desarrollado especialmente por un equipo de expertos, con modernas tecnologías de aprendizaje, establecer conexiones cognitivas, métodos intuitivos, innovadores e interactivos, gamificación, éxito de ventas, aprendes en 7 días, en un mes, en 3 meses, método innovador, etc. No dejan de ser argumentos de ventas, y poco más. Con el elevado precio no haces más que cofinanciar una mayor publicidad.

Sin embargo, lo que se precisa, más que invertir mucho dinero, es voluntad, persistencia, paciencia y creatividad. Mucha gente presume de aprender un idioma antes incluso de ponerse a estudiarlo.

A modo de conclusión el autor recomienda que más vale gastarse el dinero en un viaje al país, cuando ya hayas aprendido un poco del idioma, antes que gastártelo en caros materiales y manuales didácticos.

About the Author Marga

Marga Vidal Hammer, profesora de alemán desde 1982, traductora freelance desde 1995. Con experiencia dando clases de alemán en academias (Centro Alemán de Valencia, Inlingua, Crown), en empresas, a grupos pequeños, a profesionales (investigadores, médicos, enfermeras, directivos), colegiales, amas de casa y jubilados. Bilingüe, domina el inglés, se defiende en francés e italiano, y con nociones de neerlandés y euskera.

Leave a Comment: