ideas erróneas sobre el aprendizaje de lenguas, 4

Siguiendo con la serie de artículos de la página suiza que comenté, presento la cuarta idea errónea extendida entre quienes inician el aprendizaje de un idioma, y que explica muchos fracasos.

Si hablas menos, cometerás menos errores

Este error lo comete alguna gente que piensa que es mejor hablar poco, pero sin errores. Una cosa es que seas del tipo “erudito” y te guste aprender la lengua por tí misma o mismo. Pero si es por timidez, o por miedo, el autor aconseja tener en cuenta los siguientes argumentos, y “cambiar de chip”. Quien no habla, o apenas lo hace, no tiene la oportunidad de que le corrijan, no pone en uso el vocabulario aprendido, no dice tantas cosas en la lengua extranjera, no aprende de su interlocutor, no adquiere fluidez.

Afirma el autor, y coincido con él, que la lengua se aprende hablando. Si hablas poco, necesitarás más tiempo para aprender la lengua. Cometerás pocos errores, sí, pero como se dice en alemán: Aus Fehlern wird man klug. Además, si hablas poco, lo único que pasará es que cuando empieces a hablar cometerás errores, y los que se arrancaron antes a hablar, te llevarán mucha ventaja, habrán adelantado mucho más.

Piérdele el miedo a los errores

No hay motivo para temer cometer errores, al fin y al cabo no es tu lengua materna. Y si alguien se ríe, olvídate. No te compares con un nativo, compárate contigo misma, o mismo. No olvides que sabes más que hace un día, un mes o un año, y que el menor de los avances constituye un éxito, y los errores son fuente de sabiduría.

Tu interlocutor es tu profesor “gratis”

Salvo que se trate de soliloquios, cualquier conversación en la lengua extranjera es fuente de aprendizaje. Tu interlocutor te puede corregir, o señalar errores, o ayudarte a construir una frase. Generalmente puedes aprender de él o de ella a mejorar tu pronunciación.

About the Author Marga

Marga Vidal Hammer, profesora de alemán desde 1982, traductora freelance desde 1995. Con experiencia dando clases de alemán en academias (Centro Alemán de Valencia, Inlingua, Crown), en empresas, a grupos pequeños, a profesionales (investigadores, médicos, enfermeras, directivos), colegiales, amas de casa y jubilados. Bilingüe, domina el inglés, se defiende en francés e italiano, y con nociones de neerlandés y euskera.

Leave a Comment: