ideas erróneas sobre el aprendizaje de lenguas, 5

Siguiendo con la serie de artículos de la página suiza que comenté, presento la quinta idea errónea extendida entre quienes inician el aprendizaje de un idioma, y que explica muchos fracasos.

Al aprender una segunda lengua extranjera olvidas la primera

Como siempre, todo es relativo. Depende del nivel que hayas alcanzado en la primera lengua extranjera. Cuanto mejor domines una lengua, más difícil será que la “olvides”. Por otra parte, ten en cuenta que lo que no se usa, se olvida, sea andar en bicicleta o sea un idioma. Nunca se olvida del todo, pero queda muy aparcado en tu cerebro, en un cajón de complicado acceso.

Por eso se recomienda no empezar una segunda lengua hasta no dominar la primera lengua extranjera.  Eso dice el autor. Por otro lado, yo no me atrevo a recomendar no empezar con el alemán mientras no se tenga un buen nivel en inglés (o francés), que son las lenguas que la mayoría ha estudiado en algún momento de su vida. Porque si no ha alcanzado un buen nivel puede ser o bien porque no tenía necesidad de usar la lengua (es decir, falta de motivación “extrínseca”) o no estaba muy interesado (falta de motivación “intrínseca”). Cierto es que la escuela es campeona en desmotivar a los alumnos y hacer que pierdan interés, pero ese es otro asunto.  Lo cierto es que si estás motivada o motivado para aprender alemán, no tengas miedo que al estudiarlo vayas a “olvidar” lo que sabías.

Al revés, puede incluso que, al tratarse de lenguas emparentadas, el alemán y el inglés, de repente afloren a tu memoria cosas del inglés que aprendiste. Incluso pueden aparecer interferencias. De hecho he observado, tanto en mis alumnos como en mí misma, que cuando estudias una lengua extranjera, si son lenguas emparentadas, de repente afloran conocimientos de la otra. A mí me pasó cuando aprendí francés e italiano casi al mismo tiempo. Y no sólo eso, de repente venían a mi memoria cosas en catalán, lengua que jamás he estudiado, pero que he oído e incluso leído con cierta frecuencia. Y mis alumnos con frecuencia metían palabras en inglés.

No es grave. A medida en que profundizas en el idioma, las interferencias desaparecen, y las asociaciones te ayudan a fortalecer tu vocabulario o tus conocimientos en general.

De todos modos, si llegaste a tener un buen nivel de inglés o francés, puedes mantenerlo de  formas muy diversas y amenas. Puedes ver pelis en inglés de vez en cuando, o leer artículos en inglés. O, rizando el rizo, puedes aprovechar el material didáctico inglés que hay en internet para estudiar alemán (videos con subtítulos en inglés, por ejemplo).

 

About the Author Marga

Marga Vidal Hammer, profesora de alemán desde 1982, traductora freelance desde 1995. Con experiencia dando clases de alemán en academias (Centro Alemán de Valencia, Inlingua, Crown), en empresas, a grupos pequeños, a profesionales (investigadores, médicos, enfermeras, directivos), colegiales, amas de casa y jubilados. Bilingüe, domina el inglés, se defiende en francés e italiano, y con nociones de neerlandés y euskera.

Leave a Comment: