ideas erróneas sobre el aprendizaje de lenguas, 7

Siguiendo con la serie de artículos de la página suiza que comenté, presento la séptima idea errónea extendida entre quienes inician el aprendizaje de un idioma, y que explica muchos “fracasos”.

Una lengua extranjera se puede aprender en 7 días, o en 30, o en 3 meses

Es, comenta el autor, la típica promesa publicitaria de muchos “métodos” éxitos de ventas. Una más de las falsas promesas con que nos pretenden embaucar para vendernos métodos milagrosos.

Sin embargo, el tiempo necesario para “aprender una lengua” depende de muchísimos factores. Entre ellos, tus objetivos, el tiempo de dedicación, la lengua elegida, el método de estudio, y tu historial de éxitos en el aprendizaje de lenguas extranjeras.

En este caso se trata del alemán. El alemán es una lengua germánica, el español, en cambio, es una lengua latina. Es decir, que no se trata de lenguas emparentadas directamente. Ambas pertenecen a la familia de las lenguas indoeuropeas, y en ese sentido comparten algunos elementos que no comparten con otras lenguas más alejadas como el árabe, por ejemplo. O el euskera.

Si ya sabes inglés, ya conoces una lengua con muchos elementos germánicos, y seguramente el alemán te resultará menos extraño. De todos modos, el inglés contiene muchos elementos latinos, la mayoría a través del francés, así que tampoco esperes una grandísima ventaja.

Lo más importante es recordar que nadie puede predecir en cuánto tiempo puedes “aprender” una lengua. Si la necesitas para sobrevivir porque estás en el país, tienes tiempo para estudiar, y te organizas bien, puedes aprender en un tiempo relativamente corto a manejarte. Para un español el alemán no es fácil, hay muchos trucos para aprender los géneros, y con un buen método y poniendo mucha atención y esfuerzo, incluso puedes evitar cometer errores de bulto.  Si tienes buen oído y buena memoria te costará menos. La estructura de las frases es bastante diferente del castellano, y cuesta aprenderlo.

No es tan difícil hablar a lo indio y hacerse entender. Hablar y escribir con corrección cuesta bastante más, y si tu meta lo es (para ir sacando títulos y certificados, por ejemplo) tienes que invertir bastante tiempo y dedicación. Y necesitarás alguien que te vaya corrigiendo: una persona amiga, alguien con quien hagas intercambios, un profesor, etc.

 

 

 

 

About the Author Marga

Marga Vidal Hammer, profesora de alemán desde 1982, traductora freelance desde 1995. Con experiencia dando clases de alemán en academias (Centro Alemán de Valencia, Inlingua, Crown), en empresas, a grupos pequeños, a profesionales (investigadores, médicos, enfermeras, directivos), colegiales, amas de casa y jubilados. Bilingüe, domina el inglés, se defiende en francés e italiano, y con nociones de neerlandés y euskera.

Leave a Comment: