Soliloquios

Una de las habilidades básicas que solemos desear adquirir cuando aprendemos una lengua extranjera es la de expresarnos. Expresarse es una de las dos habilidades necesarias para comunicarse, la otra es la de comprender. Y expresarse es, como todas las conductas, una cuestión de hábito.

Ya comenté en otro post la importancia de buscar y encontrar un compañero o compañera para el intercambio de idiomas. Y que no es una cuestión sencilla, porque implica tiempo y suerte.  Tiempo para buscar al compañero o compañera “ideales” y suerte para dar con él o con ella. Aunque no es suficiente con encontrarlos, luego tienes que encontrar el momento para que tenga lugar el intercambio, y eso depende de tu propia disponibilidad de tiempo y medios, y de la del otro o la otra.

Hay un hábito, que también es un recurso, que es más fácil de adquirir, y que además puede serte útil de cara a tus intercambios. Y ese hábito, o recurso, son los soliloquios (Selbstgespräche). Desgraciadamente, es un recurso poco usado y fomentado en las clases convencionales, pero que puedes también desarrollar por tí misma o por tí mismo.

¿Tienes la costumbre de hablar contigo misma o contigo mismo, es decir, hablar sola, o solo, de vez en cuando? Muchos lo tenemos, tanto los que viven solos como los que no. Es evidente que si acabas de empezar a aprender alemán, tus soliloquios (no monólogos, que es otra cosa) tendrán poco recorrido. Pero no son imposibles.

Ventajas y beneficios del soliloquio

Una de las ventajas del soliloquio es que es un potente motor de búsqueda y profundización en tu nuevo idioma, si te decides a usarlo. Lo más probable es que lo que acabes de aprender el alemán quizá no sea precisamente lo que necesitas para ir hablando contigo misma o contigo mismo.  Pero eso mismo te obliga a buscar ayuda, a investigar, y es sabido que aquello en lo que inviertes muchas energías y tiempo para aprenderlo, es lo que menos fácilmente olvidas. Por otra parte, si estás estudiando alemán en un curso o con un método, te irás encontrando frases que puedas incorporar a tus soliloquios con la certeza de que están bien.

Practicar los soliloquios no implica tener que contarnos cada día cosas nuevas, al revés, si la rutina preside nuestro día a día laboral, o familiar, la repetición estará justificada, y nos ayudará a consolidar nuestras habilidades expresivas.

Dificultades a las que hay que prestar atención

Uno de los mayores peligros del soliloquio es la tentación de “traducir”, entendiendo por tal el calco de estructuras. Por eso, especialmente cuando empiezas, es necesario que entiendas que tu primera tarea es aprender frases de memoria, y que a partir de dichas frases podrás ir construyendo “variaciones” para ir expresándote. Y seguramente necesitarás bastante ayuda de tu profesor, o de alguna persona con conocimientos sólidos del alemán, nativo o no. El soliloquio es una especie de diálogo contigo misma, o mismo: tú te cuentas cosas a tí misma, o a tí mismo.

Lo ideal sería empezar una clase de idiomas con los alumnos contando cosas, y es una lástima que la masificación de los grupos haga, generalmente, que los profesores descuiden esta tarea tan importante. Llegarían a clase y podrían verbalizar las frases que han ido preparando en su soliloquio.

Practicar los soliloquios generalmente implica que el estudiante de alemán esté usando estructuras y frases de una cierta complejidad antes de que aparezcan en sus lecciones. Pero esto no es malo, al contrario, inserta los aprendizajes nuevos de vocabulario y gramática dentro de una experiencia vivida de la lengua.

Ayuda en tus soliloquios

En este proyecto encontrarás dos recursos para ayudarte en tus soliloquios: un googlegroup de preguntas y respuestas, con posibilidad de publicar regularmente tus soliloquios si además de hablar estás motivada o motivado para plasmarlos por escrito, y talleres de soliloquios, que ofreceré regularmente, para grupos de máximo 6 personas y de nivel similar.

Debajo de la pestaña de recursos hay enlace a una página de webinarios y talleres, en donde iré publicando las fechas a medida que los vaya organizando. Al googlegroup puedes apuntarte cuando quieras, a partir de ya (a la derecha encontrarás el acceso al grupo, si nunca has participado en un googlegroup, puedes descargarte este tutorial, que te ayudará a entender cómo funciona este grupo en particular. Si no tienes dirección de gmail, puedes crearte un perfil a partir de tu email.

Y, por supuesto, aprovecha tus lecturas, los vídeos que puedas ir ya viendo, las revistas que vayas hojeando, para incorporar frases a tu repertorio. Especialmente en el mundo de la publicidad y de las series puedes encontrar material relevante. No olvides que en Deutsche Welle, por ejemplo, tienes incluso acceso a series producidas para estudiantes.

 

About the Author Marga

Marga Vidal Hammer, profesora de alemán desde 1982, traductora freelance desde 1995. Con experiencia dando clases de alemán en academias (Centro Alemán de Valencia, Inlingua, Crown), en empresas, a grupos pequeños, a profesionales (investigadores, médicos, enfermeras, directivos), colegiales, amas de casa y jubilados. Bilingüe, domina el inglés, se defiende en francés e italiano, y con nociones de neerlandés y euskera.

Leave a Comment: